Detención de un entrenador de vóleibol en Madrid por abusar de menores.

Instalar un programa de cumplimiento para identificar los riesgos y prevenir delitos penales es costoso y consume tiempo. Las entidades deportivas, con la reciente crisis sanitaria que hemos vivido están pasando un mal
momento y lo único que quieren es sobrevivir, incluso aunque tengan que tomar algún que otro riesgo.

Cuando los efectos de la crisis pasen a un segundo plano y estas entidades, sobre todo las más pequeñas recuperen y se establezcan tanto económica como organizativamente, estudiarán la posibilidad de implantar los tan importantísimos programas de cumplimiento. Muchos clubs deportivos menores ya lo están haciendo y más que justificado, ya que los riesgos que se corren son muy elevados.

Tenemos la reciente noticia de la detención de un entrenador de vóleibol por abusar de menores. Como podemos observar el impacto reputacional en el club es de gran magnitud. ¿Quién va a querer llevar a su hijo a esa entidad deportiva?

Ya existen protocolos en entidades deportivas, en las que por ejemplo los menores nunca van a poder estar solos con una sola persona adulta. Así se evitan este tipo de problemas. Para eso existe el Compliance, analizar riesgos para prevenir delitos.

Existen diferentes delitos por los que pueden ser condenadas las entidades deportivas: Fraude tributario, fraude de subvenciones públicas, blanqueo de capitales, delitos contra derechos de los trabajadores extranjeros, dopaje entre otros.